Cáncer de la piel

Curar de forma permanente el cáncer de piel

Las formas de cáncer de piel y sus fases previas son: Melanomas malignos, carcinomas de células basales, carcinomas espinocelulares y queratosis actínicas. A este tipo de cambios se les presta especial atención en la prevención Cuando el diagnóstico se realiza a tiempo se pueden iniciar las terapias correspondientes, y el cáncer es totalmente curable.

Basalioma (Cáncer claro de la piel)

El basalioma es el tumor cutáneo más frecuente en nuestra región. A causa de los cambios en las costumbres relativas al ocio, los basaliomas cada vez son más frecuentes también en personas más jóvenes. El riesgo más alto lo sufren personas de piel clara que han estado expuestos al sol durante muchos años. Al contrario que en otras formas de cáncer cutáneo, el basalioma nunca produce metástasis en otros órganos. El basalioma se desarrolla sobre todo en puntos de la cara expuestos de forma crónica a los rayos UV, como nariz, mejillas, sienes, frente u orejas. La primera señal es muchas veces un nódulo pequeño, con aspecto vítreo blanquecino hasta rojizo con venitas finas, o bien una mancha rojiza y escamosa relativamente insignificante. Retirándolos completamente a tiempo, se pueden curar los carcinomas de células basales de forma definitiva y completa.

Espinalioma (Carcinoma espinocelular)

El espinalioma es el segundo cáncer claro de la piel. Las personas de piel blanca tienen más riesgo de sufrirlo. Parecido al basalioma, la causa principal del desarrollo de los espinaliomas es la exposición crónica a los rayos UV. En pocas ocasiones se producen metástasis en órganos apartados, pero sí es posible que ocurra. Por eso, los espinaliomas se deben extirpar cuanto antes. A parte de en la piel, los carcinomas espinocelulares también pueden producirse en las membranas mucosas, como p.ej. en la mucosa bucal. Desencadenantes en estos casos suele ser sobre todo el tabaquismo y el consumo de alcohol de alto porcentaje.

Melanoma (Cáncer negro de la piel)

El melanoma es una excrecencia maligna de las células pigmentarias de la piel y se puede desarrollar en cualquier parte de la piel, no sólo en la piel expuesta a la luz. Los melanomas tienden a producir metástasis a través del sistema linfático y el sistema circulatorio, y representan las excrecencias en la piel más peligrosas y la que más muertes produce. Por desgracia, el número de contrayentes a nivel mundial sigue creciendo. Una prevención segura es un reconocimiento cutáneo anual por el dermatólogo, ya que el melanoma en reconocido en estadios tempranos es curable al 100%.