Toxina botulínica (Bótox®)

Toxina botulínica (Bótox®)

La sustancia activa bótox® (Toxina botulínica) inhibe la transmisión de las señales nerviosas. En las dosis empleadas para la medicina estética no es dañino. El músculo tratado se relaja durante cuatro a ocho meses. Empleado a tiempo, se evita así la aparición de arrugas.

Ejemplos de aplicación

  • Las arrugas en la frente o las arrugas en el entrecejo se van grabando profundamente en la piel con el paso del tiempo, a causa de las constantes expresiones gestuales. La toxina botulínica reduce por unos meses la actividad de los músculos, la piel se relaja y las arrugas se alisan.
  • Las inyecciones localizadas en los músculos correspondientes pueden suavizar las patas de gallo y elevar las cejas . El contorno de ojos vuelve a tener una apariencia abierta y radiante.
  • El bótox® se puede utilizar de forma localizada en alguna zonas problemáticas, pero también como complemento para el aumento de volumen del rostro con materiales de relleno. El efecto dura unos 3 a 4 meses. Después, se puede repetir el tratamiento sin problemas.
  • A parte de las líneas de expresión, también pueden tratarse las comisuras de la bocaarrugas en el cuello y en el  escote.
  • También existe una gran cantidad de campos de aplicación del bótox® en la medicina, p.ej. el tratamiento de  migrañas y sudoración excesiva en la zona de las axilas, debajo del pecho, en el rostro y en el cuero cabelludo, interrumpiendo por varios meses la función de las glándulas sudoríparas.
  • Bruxismo se denomina el rechinamiento nocturno de dientes. Las consecuencias son dolores de cabeza, dientes y mandíbula y con el tiempo daños permanentes en los dientes y la articulación de la mandíbula. La inyección precisa de bótox relaja el masetero y evitan este molesto mal durante varios meses.